Gestión y Servicios Psico- Educativos 3.0

miércoles, 22 de agosto de 2012

¿LAS TIC MOTIVAN EN SI MISMAS? Reflexión de Bill Ferriter

 

¿Está el alumnado motivado, realmente, con las TIC?

Bill Ferriter confirma lo que siempre afirmamos en Escuela20.com: las TIC, por sí mismas, no son ni el camino del cambio ni motivadoras en sí. Las TIC son un medio que debe seguirse de nuevos modelos y distintas metodologías.
Un tipo como yo, que ofrece dos talleres #EdTech durantes esos descansos entre clase y clase, durante mi enseñanza en el aula real, es preguntado, muy a menudo, sobre cómo utilizar la tecnología para motivar a los y las estudiantes. ¿Qué herramientas tecnológicas son mejores?

Mi respuesta suele sorprenderos: no se puede motivar al alumnado con la tecnología. La tecnología, por sí sola, no es motivadora. Es más, casi siempre tus alumnos y alumnas serán ambivalentes hacia estas herramientas: por mucho que te emocione la wiki que has hecho y tu pizarra digital a tus estudiantes les importa menos que a ti.

¿No te lo crees?
Al principio, durante mis primeros esfuerzos para integrar las nuevas tecnologías, hice un blog para el alumnado. Lo introduje con entusiasmo y obtuve, exactamente, cero posts durante los dos primeros meses... ¡Y os aseguro que rogué y supliqué que participasen! Si fuese, intrínsecamente, motivadora, las/os estudiantes habrían invadido el blog, escribirían en él de buena gana y compartirían sus dudas sobre la asignatura a todas horas, ¿o no?

Pero no: no son motivadoras de por sí. Mi gran experimento "blogging" murió sin haber empezado.

La lección que aprendí es sencilla: la tecnología - como dice Dina Strasser - es una falsa motivación. Los niños y las niñas pueden entusiasmarse, inicialmente, ante las TIC en las aulas, pero es, sencillamente, porque es algo diferente a lo "normal", a lo tradicional". La motivación viene en la novedad y, claro, desaparece rápido.

Lo que motiva, y aquí está lo central [de lo que hemos hablado muchas veces en Escuela20], es un cambio metodológico y de modelos: por ejemplo, la posibilidad que ofrecen las TIC para interactuar en torno a conceptos difíciles con sus compañeros y compañeras. También se sienten motivados/as ante cuestiones relacionadas con la equidad, la justicia, la expresión de su opinión, tener voz o hablar y debatir sobre los cambios que suceden a su alrededor y les preocupan.

El papel de la tecnología no es motivar, sino apoyar la participación y la eficacia de ésta: lo activo, lo participativo, sí que les motiva. No es que VoiceThread o Kiva motiven a los alumnos y las alumnas, es el tipo de contenido orientado, las conversaciones asíncronas o la exposición real lo que les entusiasma realmente; igualmente, no es Twitter por sí mismo lo que es útil, sino la capacidad de buscar, encontrar y filtrar recursos y contenidos de forma inmediata, o interactuar de esta manera.

Encontrar esa motivación no empieza por la tecnología, sino por la metodología.
¿En qué temáticas o problemas están interesados e interesadas? ¿Qué les sorprende? ¿Cómo les gusta trabajar? ¿Qué se les da mejor? ¿Qué supone un desafío? Una vez que sepamos todo esto y conozcamos al alumnado estaremos listos y listas para decidir qué herramientas tecnológicas y artefactos electrónicos vamos a abrazar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Escribe tu comentario: